Mujer de mediana edad tocándose las mejillas con ambas manos.

En este artículo

A partir de los 25 años de edad empieza el envejecimiento cutáneo en general y aparecen los primeros cambios en cada capa de la piel. Esto se debe a una combinación de procesos internos y factores externos.

SIGNOS Y SÍNTOMAS

Envejecimiento de la piel en general y pérdida de volumen

El modo en que envejecemos se debe en parte a nuestra genética. Este envejecimiento intrínseco se combina con factores medioambientales y de estilo de vida para desencadenar la disminución de los procesos y funciones fundamentales de la piel. Esta situación causa los signos de envejecimiento más visibles: pérdida de volumen, arrugas y una pérdida de densidad y luminosidad.

Uno de los cambios principales que causa estos signos visibles es la disminución de las células que aportan volumen.

Conjuntamente con las arrugas y la pérdida de densidad y luminosidad, es la causa de un aspecto facial más envejecido. En ocasiones difícil de describir, la pérdida de volumen es muy corriente y altera la estructura y la forma de toda la cara. A veces también puede denominarse descolgamiento cutáneo, pérdida del contorno, piel de gallina o "aspecto contraído" y, frecuentemente, se asocia a una apariencia negativa de la cara.

Representación gráfica de la piel y sus capas con células que aportan volumen.
A medida que pasan los años se produce un cambio estructural en cada capa de la piel.
Mujer comprobando la pérdida de volumen por estiramiento de su piel facial."
La forma de toda la cara cambia en el trascurso del tiempo y puede explicarse por la pérdida de volumen.

Cómo reconocer la pérdida de volumen

El triángulo de belleza

Dado que la pérdida de volumen puede ser difícil de describir o identificar, una referencia visual puede ser útil. Demuestra claramente cómo este signo de envejecimiento concreto cambia la forma y la estructura de la cara en varias formas sutiles pero transformadoras. El "triángulo de belleza" demuestra cómo la disminución del volumen puede causar que la cara adopte una apariencia negativa, triste o fatigada. A su vez, esto puede dar lugar a percepciones incorrectas del estado humor o la imagen de una persona.

Una cara joven posee una distribución de volumen que crea una apariencia atractiva. Las características principales de una cara de apariencia más joven pueden considerarse claramente como parte del "triángulo de belleza". Entre estas características destacan:

  • Pómulos altos
  • Carrillos llenos
  • Piel lisa
  • Línea mandibular delgada, bien definida

Estas características se combinan para crear la forma y la estructura de una cara, que es más ancha en la parte superior y va disminuyendo hasta el punto más estrecho localizado en el mentón. La apariencia general es relajada y positiva.

Representación del triángulo de belleza en una cara femenina .
El triángulo de belleza se asocia a un aspecto joven y atractivo.

A medida que envejecemos, los signos de la pérdida de volumen hacen que el triángulo se invierta. Esto se debe a los cambios siguientes:

  • Línea mandibular más ancha y laxa 
  • Forma facial descolgada
  • Mejillas más aplanadas
  • Arrugas en la frente y las cejas
  • Las comisuras bucales apuntan hacia abajo
 
La combinación de estos factores genera un aspecto envejecido. Como se observa aquí, el triángulo se ha invertido y ahora, la zona más ancha tiende a estar en la parte inferior de la cara. A medida que el volumen disminuye y la piel se afloja, la percepción de la cara se altera. Esta nueva apariencia facial podría percibirse como triste o fatigada.

Representación del triángulo de belleza invertido en una cara femenina.
En el trascurso del tiempo, el triángulo de belleza se invierte y da lugar a una percepción negativa y triste de la cara.
FACTORES CONTRIBUYENTES

¿Por qué se invierte el triángulo de belleza?

Aparte del envejecimiento cronológico interno, los procesos que dan lugar a una pérdida de volumen se componen de diversos factores, tanto internos como externos.

Cambios hormonales
Un factor interno importante es el cambio hormonal. En la pubertad, los niveles de estrógenos son altos y la cara se presenta llena. Con la edad, los niveles hormonales se reducen y se observa una declinación del número y el tamaño de las células que aportan volumen a la piel.

Estilo de vida
Como parte del envejecimiento de la piel en general, una pérdida de volumen está causada también por los mismos factores de estilo de vida externos que también contribuyen a las arrugas y a la pérdida de densidad y luminosidad. Entre ellos destacan:

  • Tabaquismo: La nicotina y los productos químicos presentes en los cigarrillos degradan adicionalmente el colágeno de la piel.
  • Sol: La exposición demasiado prolongada al sol puede contribuir a incrementar el daño del colágeno y a deteriorar la estructura cutánea.

Estos factores de estilo de vida se combinan para dar lugar al estrés oxidativo, que aparece cuando se forman a nivel interno moléculas conocidas como "radicales libres", que atacan a las estructuras celulares incluyendo las que contribuyen a que la piel esté lisa y firme. Después de que la estructura se haya debilitado y que el colágeno y la elastina declinan, se acelera el envejecimiento cutáneo en general. Los signos visibles, incluyendo la pérdida de volumen, la pérdida de densidad y luminosidad y las arrugas, se manifiestan más en la superficie.

Cara de una mujer de mediana edad
Sobre todo en la menopausia, las mujeres experimentan un cambio en su equilibrio hormonal.
Mujer protegiéndose los ojos del sol con la mano.
La cantidad de exposición solar tolerada difiere según el tipo de piel individual.

¿Por qué se produce una pérdida de volumen?

Los procesos y los sistemas internos  de la piel declinan con la edad, contribuyendo cada uno de ellos al envejecimiento cutáneo en general. Lo más importante en relación con este problema concreto es que una disminución gradual de las sustancias "de relleno", que permiten que la apariencia de la piel sea firme y su percepción lisa, da lugar a pérdida de volumen, descolgamiento cutáneo y disminución de la definición del óvalo facial.

Esto acontece en las siguientes zonas de la estructura cutánea:

Representación gráfica de estructura cutánea con diferentes capas.
1 Epidermis 2 Capas cutáneas más profundas

Epidermis. En las capas superiores de la piel se produce una disminución de la producción de ácido hialurónico y lípidos. Además del aumento de la aparición de arrugas, esto significa un aspecto más delgado de la piel y cambios en la textura, incluyendo sequedad y aspereza.

Capas más profundas de la piel. La pérdida anual del 1% de colágeno empeora el efecto de adelgazamiento conjuntamente con una disminución del nivel de elastina. Dado que ésta es en parte responsable de la elasticidad y el vigor de la piel, la disminución conjunta de ambas sustancias se convierte en una piel laxa y menos elástica. Se reduce el tamaño y el número de las células que dan volumen a la piel, que mantienen "rellena" la piel, dando lugar a una retracción de estas capas. El resultado es una apariencia más retraída y hundida de la piel, con mejillas huecas.

En el trascurso del tiempo se reduce la circulación sanguínea que suministra la nutrición, lo que va a dar un tono cutáneo apagado y una tendencia hacia la deshidratación y la autocuración más lenta. Ahora, las arrugas más profundas son más probables. Esto puede dar lugar también a una pérdida de densidad y luminosidad.

SOLUCIONES

¿Qué se puede hacer?

Aunque la pérdida de volumen es un problema complejo y de muchas formas inevitable, los efectos visibles pueden tratarse con diversas medidas.

Componentes activos

Incluidos en algunos productos antienvejecimiento, estos componentes pueden afrontar las causas del descolgamiento de la piel, la pérdida de volumen y el contorno facial mal definido. El tratamiento de estos aspectos puede contribuir a restablecer una apariencia juvenil de la cara.

  • Magnolol
    Hallados en algunos productos antienvejecimiento, estos componentes pueden afrontar las causas del descolgamiento de la piel, la pérdida de volumen y el contorno facial mal definido. El tratamiento de estos aspectos puede contribuir a restablecer una apariencia joven de la cara.
  • Oligopéptidos
    Estimulan y sustentan la red de colágeno para incrementar la firmeza de la estructura cutánea. Tienen un efecto estimulante sobre la actividad metabólica de la piel, reactivando las interacciones de las células cutáneas. La presencia de oligopéptidos en un producto también refortalece y estabiliza el tejido conectivo débil. El resultado es una mejora de la microcirculación y de la síntesis de colágeno. En consecuencia, la red cutánea aumenta su vigor y la piel se percibe más firme y lisa. Son también útiles en el tratamiento de la pérdida de densidad.
  • Ácido hialurónico
    El ácido hialurónico es un compuesto presente en el organismo, que forma parte del tejido conectivo de la piel. Una de sus funciones fundamentales es retener humedad y tiene la capacidad para fijar agua hasta 30 veces su propio peso molecular.  Sin embargo, a medida que envejecemos se reduce la capacidad natural de la piel para sintetizar ácido hialurónico y, en consecuencia, disminuye la lisura de la piel. Aparte de su capacidad para almacenar humedad extremadamente elevada, también produce un efecto regenerativo en la piel. Un beneficio extra es su propiedad antioxidante, que también puede ser útil en las arrugas y la pérdida de densidad.

Mujer de mediana edad contemplándose en el espejo y tocándose la mejilla izquierda.
Algunos componentes, hallados en fórmulas para el cuidado facial antienvejecimiento, como magnolol, oligopéptidos y ácido hialurónico, pueden ayudar a restablecer la apariencia joven.
Mujer aplicándose crema en la cara.
El cuidado facial aplicado diariamente puede contribuir a reducir algunos de los efectos visibles de la pérdida de volumen.

Tratamientos invasivos aplicados por dermatólogos

Transferencia de grasa
Implica la extirpación quirúrgica de grasa de una zona del cuerpo para trasplantarla a otra. Su uso más corriente es la sustitución de volumen en las mejillas y su efecto es duradero. La hinchazón no es infrecuente y el tratamiento suele requerir un periodo de inactividad. 

Agentes rellenadores
Los inyectables se utilizan para la sustitución temporal de volumen y produce resultados instantáneos, a corto plazo. Habitualmente se utilizan debajo de los ojos y en las mejillas, las sienes y los labios.

Uno de los cambios principales que causan estos signos visibles es la disminución de las células voluminadoras.

El ácido hialurónico inyectable puede ser útil también en las arrugas.

Implantes de mejillas
Este procedimiento proporciona el resultado más permanente. Se introduce un implante de plástico debajo de la piel para restablecer el volumen en determinadas zonas, habitualmente las mejillas. Aunque al principio resultó ser el procedimiento más popular, actualmente es menos demandado que los agentes rellenadores y la transferencia de grasa, dado que exige un tiempo de recuperación más prolongado.

Mano con jeringuilla.
Los tratamientos invasivos voluminadores muestran resultados a corto plazo y necesitan repeticiones regulares.
Preparación de una mujer para someterla a cirugía plástica.
Tiene que considerarse por adelantado cualquier riesgo y beneficio de cada una de las intervenciones plásticas.

Tratamientos no invasivos efectuados por dermatólogos

Ondas térmicas
Se basan en la tecnología de radiofrecuencia para calentar las capas de colágeno profundas de la piel. Este calor fomenta la producción de colágeno nuevo y tonifica el colágeno existente con el propósito de restablecer los contornos perdidos.

Ultraondas
Este tratamiento utiliza ultrasonidos para elevar, tonificar y tensar la piel laxa.

Mujer recibiendo un tratamiento facial dermatológico.
Los tratamientos dermatológicos antienvejecimiento pueden ser útiles.