Consejos

Evite la exposición excesiva al sol, en especial durante el verano.
Evite utilizar jabones y detergentes fuertes.
Siga una dieta sana con frutas, verduras frescas y frutos secos.
Limite el tiempo de baño o ducha.
Hidrate bien la piel durante o tras el baño/ducha.
Utilice un humidificador en invierno para evitar que el aire se reseque demasiado.